Aviso: Lamentablemente, no realizamos entregas en islas.

18 000
clientes satisfechos
Descuento 0%

Su cesta está vacía...

Añada algún producto.

Si tiene dudas, póngase en contacto con nosotros.

Página inicial FAQ Blog Contacto Estado del pedido
Página inicial Blog Sé lo que quieren los hombres

Sé lo que quieren los hombres

22.05.2023
Sé lo que quieren los hombres

Está bien vivir una vida de soltero. Está bien no tener compromisos. Pero pocas de las mujeres con las que he tenido algo piensan igual. La mayoría aceptaban el plan de amigos con derecho a roce, pero antes de que me diera cuenta, empezaban a tomarlo en serio y ponerme obligaciones. Y yo no estaba preparado para eso. Un día calculé el saldo de mis inversiones y me di cuenta de que contratar una profesional de vez en cuando sería más barato. Y sin riesgos de escenas de celos.

Su foto me llamó la atención de inmediato. Aspecto natural sin botox ni pestañas postizas, sonrisa natural de labios bien marcados, pelo castaño claro de longitud media sobre ojos azules, tetas medianas y alrededor de 30. Jamás se me ocurriría que es una profesional. Acordamos rápido sexo clásico y un par de horas más tarde ya estaba tocando el timbre en la dirección indicada.

Vino a abrirme la puerta con un vestido de verano y parecía una mujer de lo más normal que te encuentras por la calle. Me ofreció una copa, me cobró por adelantado, dijo que me esperaría en el dormitorio y me dirigió al cuarto de baño. Estuve apenas un momento en la ducha, pero lo suficiente para que ella me esperara en la habitación con una bandeja que contenía una botella de whisky, otra de refresco, dos vasos y un cuenco con hielo y pinzas.

Cuando se volvió para servirme una copa, me acerqué por detrás y le aparté la mano. Estaba demasiado cachondo para tomar una copa. Sonrió y me hizo sentar en la cama. Se paró junto a mí.

-¿Dominante o sumisa?- Preguntó.

Abrí los ojos de par en par. Eso sí no lo esperaba.

-Muéstrate,- le dije, -tal vez descubras algo que ni yo sé sobre mí.

Se inclinó y acercó su rostro al mío y al cuello. Respiró despacio. Y luego otra vez. Cerró los ojos y en ese momento me di cuenta de que me estaba olfateando. Abrió los ojos, me sonrió y con la mano me indicó que me tumbara en la cama.

Se sentó encima mío y empezó a acariciarme las sienes. Con ternura. Pasó a mi cuello y mi pecho, me acarició el estómago, bajó y me quitó la toalla. Mi pija reaccionó de inmediato y Ellen sonrió:

-¿Quieres un masaje o ponemos la gomita ahora?

-Un masaje estaría bien,- asentí.

Agarró la botella de lubricante, lo calentó y antes de que me diera cuenta, la tenía en las manos. Sus dedos, delicados y sensibles, tocaban una sinfonía y cerré los ojos para disfrutarla. Pero de repente ya no pude aguantar más y quería dársela.

La tomé de la mano. Ella entendió, tomó el condón y lo colocó con agilidad y rapidez. Antes de que pudiera decir nada, la tenía encima mío con una mirada interrogante en los ojos. La toqué ahí abajo y me sorprendió sentir que estaba mojada. No se si se ayudó a sí misma, o...

-Ven aquí y toma la batuta.

Parecía aliviada. Y yo entendí. En lo que respecta al largo, soy promedio, pero en cuanto al ancho, estoy dotado como pocos. Empezó a sentarse con cuidado mientras la agarraba de esas hermosas tetas.
Sé lo que quieren los hombres.
Recién ahí me di cuenta de lo firmes que eran. Y qué areolas tan bonitas y prominentes con pezones firmes y ligeros tienen. Me acerqué a una y la empecé a besar y chupar. Evidentemente le gustó porque se le endurecieron todavía más y abajo se relajó para poder llegar al fondo. Permaneció así un rato, solamente respirando.

Le puse la mano en el culo y la empujé hacia mí. -Vamos, no te detengas.

Vi sus pechos agitarse y su pelo volar. Era hermosa y parecía que no estaba simulando, lo disfrutaba tanto como yo. Le apreté las nalgas para marcar el ritmo. Se echó hacia atrás y abrió la boca. Se oyó un gemido bajo seguido de contracciones rítmicas de su conchita, ahora completamente mojada. Parecía un sueño. La tiré hacia mí y dí la vuelta para que estuviese debajo mío. Quise sacarla del todo, pero ella me frenó.

-Déjame respirar, por favor,- susurró.

Y me besó el hombro. Me acarició la espalda y arrastró ligeramente sus uñas sobre mis nalgas. Entendí. Aparté una de sus piernas para poder ir lo más profundo posible. Su respiración era intermitente y al cabo de un momento empezó a gemir suavemente de nuevo.

Me arrodillé, la levanté y empecé a ayudarla con la mano. Se arqueó y se agarró a los postes de la cama. Luego levantó la cabeza y un espasmo recorrió su cuerpo. Me estaba apretando tanto que ya no pude aguantar. Mis pelotas se retrajeron y exploté dentro de ella. Y otra vez. Y otra vez.

Bombeé una dosis tras otras, como si no tuviera fondo. Sentí sudor entre los omóplatos y deseé que esto no terminara nunca. Todavía estaba temblando cuando con cuidado la saqué y me acosté a al lado de ella. Parecía confundida.

-Eres increíble. Me gustó mucho. Gracias.

-Yo tengo que agradecerte,- dijo sonriendo tímidamente, -es la primera vez que me pasa esto.

-Vamos,- intenté.

-En serio,- dijo, -me sorprendió. Suelo simular orgasmos para que el cliente esté contento. Sé lo que quieren los hombres.

-¿Y qué quieren?

-Lo que les suele faltar en casa. Algunos quieren sexo tierno, otros quieren hablar más, y otros solamente quieren garchar sin decir nada. Pero todos, sin excepción, vienen para que yo les dé ese servicio. Y para eso estoy, por eso me pagan.

Y fue entonces cuando me di cuenta del todo. Elle no miente. No había simulado ninguno de los dos orgasmos. Había hecho acabar a una profesional. Y dos veces.

-El score es 2 a 1,- dijo sonriendo, -¿me das la revancha o tengo que devolverte el dinero?

-Por qué me devolverías el dinero,- contesté sin entender, -recibí más de lo que podría haber esperado. -Y la segunda ronda,- agregué inclinándome hacia ella, -seguro que no estaría fuera de lugar.

Un destello brilló en sus ojos: -Esta vez voy a ganar yo.

-Si así lo crees,- le guiñé el ojo y en ese momento ambos supimos que ésta no sería mi ultima visita.

También puede interesarle: Puedes suplicarDiosa de las mamadas

Consejos extra:

Un consejo para ti:

¿Ha oído hablar alguna vez de Lovegra? Es la llamada Viagra para mujeres,  gracias a la cual las mujeres pueden alcanzar un mayor placer durante las relaciones sexuales y un orgasmo más fácilmente. Disponible en nuestra eshop de online genéricos

Consejo para ella: 

¿Sabía que para tratar la disfunción eréctil, además de las clásicas pastillas para la erección (por ejemplo, Kamagra 100mg - Kamagra original, Cenforce, Vidalista o Tadarise), también existen alternativas como los productos en gel para la erección o los caramelos que contienen principios activos?

Pruebe, por ejemplo, los productos de la categoría Viagra generico con sildenafilo:

  • Camagra Oral Jelly - en internet se busca a menudo por ejemplo también bajo estos nombres: Kamagragel, sildenafil oral jelly 100 mg, camagra oral kamagra 100mg sobres o simplemente oral jelly - se trata de un producto idéntico - Kamagra Oral Jelly 100 mg de Ajanta Pharma. Un envase contiene 7 sobres de gel que contienen 100 mg de sildenafilo, lo que constituye una opción muy práctica para quienes no desean tragar los comprimidos tradicionales. 
  • Kamagra Masticable - comprimidos de sildenafil masticable.
  • Cenforce Soft - comprimidos masticables de sildenafilo.


O productos de la categoría Cialis generico con tadalafilo:

También te puede interesar: Impotencia masculinaLa impotencia femenina y sus causas y Medicamentos para la disfunción eréctil

Autora: Julia Schmidt

Productos relacionados

Lovegra  100 mg Lovegra 100 mg
En stock

Lovegra 100 mg es «Viagra para mujeres» especialmente creada para profundizar su placer sexual. Los comprimidos de Lovegra son un producto de los laboratorios de la compañía farmacéutica india Ajanta Pharma Limited, que también produce el más desconocido sustituto de la Viagra para hombres, Kamagra.

Desde 20,00 €
Kamagra Oral Jelly 100 mg Kamagra Oral Jelly 100 mg
En stock

Kamagra Gel 100mg la alternativa más popular a las clásicas pastillas de Kamagra, es un genérico (sustituto completo) de Viagra para el tratamiento de la disfunción eréctil.

Desde 24,00 €
Vidalista 20 mg Vidalista 20 mg
En stock

Vidalista 20 mg en forma de comprimidos ayuda a los hombres con problemas de erección. En cooperación con la estimulación sexual, hará que el suministro de sangre al pene sea más eficiente y ayudará a que la erección dure más tiempo.

Desde 21,00 €

Blog

Afiliación inesperada al club

05.12.2022

Abrí los ojos. Antes de que pudiera decir nada, un chal azul claro y oscuro cayó sobre mí. Olía igual que ella. Sensual y tentador...

Artículo completo

Masaje del pene: Cómo llevar a la pareja al umbral del placer

21.11.2022

¿Cómo y por qué masajear el pene? ¿Qué beneficios tiene el masaje de pene y por qué?

Artículo completo

Doble acción remota

21.12.2021

Ella quería derretirse como la miel. Lentamente, poco a poco. Annie sacó la cuchara caliente, sopló ligeramente sobre ella y se la metió en la boca. Caliente y dulce, es una pena desperdiciar el calor.

Artículo completo

¿Necesita ayuda?

Llámenos. Estamos dispuestos a responder a cualquier pregunta que pueda tener sobre nuestros productos.

Enviar una consulta

Nosotros y nuestros socios necesitamos su consentimiento para utilizar cookies que nos permitan analizar el tráfico, evaluar y personalizar los anuncios. Para dar su consentimiento, pinche el botón “OK”.

Rechazar opcionales Configuración OK